Nuestra Historia

¡Hola! Mi nombre es Carmen Borja, y te voy a compartir un poco de mi historia y de cómo nació Natú.
Muchas cosas cambiaron cuando me convertí en mamá en el 2003. Esta nueva faceta de mi vida me llevó a buscar un estilo de vida más natural y reflexivo. Empecé por una alimentación sana y orgánica pero luego me di cuenta que comer bien no era suficiente.
Que todo lo que pones sobre tu piel entra a tu organismo igual que si te lo estuvieras comiendo. Este descubrimiento nos llevó a cambiar muchos hábitos en nuestras vidas.
Empecé a leer cuidadosamente las etiquetas de cada producto que consumíamos y me di cuenta de que lentamente estábamos contaminando nuestro cuerpo y nuestro planeta.

 Al no encontrar alternativas en el mercado que satisfagan esta nueva conciencia, empecé a investigar y a elaborar en casa todos los productos que necesitábamos cotidianamente para nuestra higiene y cuidado personal. De esta forma, ya no solo estaba cuidando la salud de mi familia sino que también estábamos reduciendo cada vez más el impacto negativo que causamos en nuestro planeta.

Adquirimos una nueva conciencia que nos llevó a valorar profundamente el trabajo de los campesinos que cultivan la tierra respetando la naturaleza y sus ciclos. Nos maravillamos con la sabiduría de los saberes ancestrales de nuestros indígenas y valoramos profundamente las recetas tradicionales que usaban nuestras abuelas. Así fuimos descubriendo un nuevo estilo de vida más sabio, sencillo, sano y natural.
Durante muchos años vivimos en familia un proceso divertido y rico en aprendizajes. Nos familiarizamos con las hierbas medicinales y las bondades de los ingredientes naturales, desarrollamos nuestras fórmulas, y descubrimos maneras alternativas de cuidarnos, usando solo ingredientes que podíamos encontrar en nuestra cocina.
En el 2015 nos dimos cuenta que nos encontrábamos listos para compartir toda esta experiencia que habíamos acumulado durante tantos años, para difundir este estilo de vida más consciente y natural, a través de los productos que habíamos desarrollado. Así nació Natú.
Siempre nos ha motivado la convicción de que este proyecto puede brindar bienestar, salud y conciencia a muchas personas y familias, mientras adquirimos hábitos de vida más respetuosos con la naturaleza y fomentamos el desarrollo local, apoyando a comunidades y otros emprendedores responsables.
Además este proyecto fue también concebido, desde su nacimiento, como una alternativa y un espacio donde otras mujeres y hombres, de todas las edades, puedan encontrar una forma flexible y amigable para prosperar y cumplir sus sueños, como me sucedió a mi.

Las fórmulas de Natú se obtuvieron combinando conocimientos ancestrales y recetas tradicionales recuperadas, buscando volver a una forma de vida más sabia, más simple, más saludable y natural.

Queremos crear conciencia sobre la importancia de usar sustancias que sean saludables y naturales para su piel, de modo que si las come o su piel las absorbe, no tendrán efectos nocivos en su cuerpo. La razón de esto es que todo lo que entra en contacto con su piel ingresa a su cuerpo de la misma manera que si lo estuviera ingiriendo.

Al usar los productos Natú, usted cuida su salud y también ayuda a resolver los problemas ambientales al adoptar hábitos de consumo sostenibles. Nuestros ingredientes provienen de cultivos orgánicos que respetan la naturaleza y sus ciclos, y de un intercambio de comercio justo con las personas que trabajan en nuestra tierra ecuatoriana fértil y megadiverso.